Ir al contenido principal

Es hora de abrir, es hora de abrir, es hora de abrir el show. Una cortina se abre, se oye una voz…


Parece que no ha pasado tanto tiempo. A día de hoy son ocho años, tres meses y 19 días desde la noche cuando se cumplió mi sueño imposible de ver a Soda Stereo en vivo. Imposible porque llevaban diez años separados y ni en mis sueños más optimistas los vi reunidos (bueno, eso es mentira porque muchas veces soñé que se juntaban, pero a efectos prácticos viene a ser lo mismo). Después de semejante regalo del destino me sentí lo suficientemente afortunado ya como para pedir que se me cumpla algún otro deseo excesivo. Lo primero en la lista era, cómo no, Pink Floyd, de ley sin Syd Barrett y aunque sea sin Roger Waters. Después de las incansables veces en que Roger y David Gilmour han hablado del fin definitivo de la banda y después de la muerte de Richard Wright, me convencí de que lo del live8 fue el último sorbo del néctar divino de uno de los más grandes grupos de rock (vamos a obviar el Endless river), y que nunca de los nuncas los vería en vivo, en directo y en persona. Eso me dejaba todavía con un buen puñado de bandas desarmadas que me tenían esperando por un milagro, de entre las que se alzaba como mi favorita Karma. Y ayer…

…Ayer el Emo me envió por WhatsApp una captura de pantalla de la cuenta de Facebook de Carlitos Arboleda con la noticia de que se reúnen. Arboleda, Ivis Flies, Esteban Torres y Johnny Ayala revivirán a Karma a 20 años del Seres –largamente el mejor disco en la historia del rock ecuatoriano– y yo podré cumplir mi sueño de verlos en concierto. Casi me caigo de la silla con tremenda noticia. Si les parece algo exagerado es porque no aman el Seres tanto como yo, no tienen una cierta obsesión con cosas como éstas, no han estado esperando 20 años por este momento y, en resumidas cuentas, no son yo.

¿Cómo es que no los vi en vivo? Pues yo diría que mi tardío desarrollo musical y jugarretas del destino tienen la culpa. Antes de que salga el Seres nos pasábamos oyendo el casete que el Emo grabó del Estereorecital de Karma en Radio Visión en el 95, y que me demostraba claramente que no era cualquier banda. Me acuerdo también de una entrevista en otra radio (creo que era la extinta Latina) que yo escuché en los altavoces del Supermaxi y de la vez que tocaron Betty Blue y Los elefantes como invitados en algún intercolegial. Estaban en todos lados como para ser una banda nacional y siempre quise ir a verlos. ¡Cómo no iba a querer ver a semejantes genios!

También tengo noticias de un concierto en el Café Libro abarrotado, según dice el Javi, del que no me enteré hasta después de sucedido, y creo que hubo otro en la Alianza Francesa, aunque podría ser que estoy forzando demasiado la memoria y me trae cualquier cosa de vuelta, por lo que no podría asegurar que pasó realmente. Hasta ahí todo bien, conciertos que no me enteré y exposición mediática. Talvez si me hubiera empeñado un poco más habría logrado ir a alguna presentación, pero a estas alturas ya no importa. Lo que todavía me molesta como un balazo alojado entre pulmón y corazón o como la herida de la daga de Morgul es el recuerdo de las veces que sí pude haber ido.

La primera fue en fiestas de Quito del 95, cuando Karma tocó en La Carolina ante quién sabe cuántos miles. Casi todos los Engendros estuvieron ahí, disfrutando del conciertazo y sufriendo a unos monos ebrios que no paraban de molestar. Yo andaba en líos con una chica, o más bien con dos chicas. En mi defensa solamente diré cinco palabras: We were on a break! Una de ellas estuvo con los Engendros en el concierto y yo estuve besuqueándome por las calles en los brazos de la otra. Ahora que han pasado un poquito más de 20 años de eso me pregunto por qué uno se hace problema por cosas así, a tal punto que se pierde de ver a una bandaza tocando su puñado de himnos solo por evitarse malos ratos y buscarse buenos ratos. Nada justifica que me haya perdido de estar con ellos ese día, pero ya nada. Talvez me lo merezco.

Al gran concierto de lanzamiento del Seres del 96 fue todo el mundo. Los Engendros se juntaron (en ese tiempo andábamos todos juntos todo el tiempo, pero bueno) en el Teatro Universitario para ir a ver a Karma. Todos los Engendros menos yo. Yo estaba en la playa, con mis primos y tíos, solo porque se les ocurrió invitarme y, con toda la pereza del mundo, y gracias al poder de convencimiento de mi madre, yo acepté, incluso sabiendo del tremendo concierto que me estaba perdiendo. Al regresar se burlaron de mí, me sacaron en cara el épico momento en la historia del rock ecuatoriano que me había perdido, y me restregaron sus flamantes ejemplares autografiados del discazo que yo no tenía. Por supuesto me sentí mal y corrí al día siguiente al AudioVideo de la Amazonas y Veintimilla solo para que el tipo que atiende no supiera de qué banda ni de qué disco le estaba hablando. Me acuerdo que tuve que esperar algunos meses hasta encontrar el Seres en el Musicalísimo del Bosque y abalanzarme a comprarlo.


No sé cuánto tiempo después de eso la banda se separó. Ni siquiera estoy seguro de que hayan hecho algún comunicado especial, si se despidieron en algún concierto o si simplemente dejaron de tocar juntos y eso fue todo. Sólo sé que Karma desapareció y yo me quedé sin verlos.

Hurgando un poco en el historial documentado de mi vida puedo encontrar momentos en los que dije “esto es lo más cercano que estaré de ver a Karma en mi vida”, comenzando por el concierto de Arboleda en el Pobre Diablo, el dos de mayo de 1998, cuando me sorprendió y tocó Betty Blue con el mismo Ivis Flies y con el Pancho Terán. Después de nueve años fui yo quien sorprendí a Arboleda una noche de mucha música y alcohol en su casa. Pancho González, amigo del entrañable Carlitos, me llevó a una guitarreada organizada por el ex líder de Karma el 6 de octubre de 2007 y ahí toqué Será. Asombrado, Arboleda me acompañó en el teclado y se sintió halagado de que alguien supiera ese tema en la guitarra. Esa noche sonaron también temas como Polución y Betty Blue, de entre lo que el síndrome de Korsakoff y el alcohol me dejan recordar. Después de eso empezó una serie de guitarreadas con él –un par en su casa, otra en la de Pancho González y otra en la de Juan Carlos Lozada (mejor no pregunten)– y otro par de conciertos, también en el Pobre Diablo, hasta que el 10 de agosto de 2008, en una parrillada en el feriado para celebrar mi cumpleaños y el de Monstrina, Lucho “Elvis” lo llevó a Arboleda a nuestra casa, armado con su Korg (creo que era Korg) y tocó en la que probablemente sea la más grande, épica, entrañable y maratónica guitarreada en la que he participado. Qué manera de cantar, comer y beber. Esa noche interpretó, entre otras temas de Karma, la monumental obra Trino, que llevaba sin tocar desde el último concierto con Karma (según nos dijo ahí). El que se sintió halagado fui yo, pues desenterró ese himno por mi festejo. Más o menos un año después, el 9 de julio del 2009, en una presentación de Arboleda con Pancho González en La Estación (la antigua, en el lugar bonito), tocaron temas de Karma, como no podía ser de otra manera, y me invitaron a pararme en el escenario y lucirme con Será. Creo que salió bien porque incluso una chica me pidió mi número de teléfono cuando volví a sentarme con el par de Engendros que me acompañaban, aunque probablemente eso no haya tenido nada que ver, así como ahora no tiene nada que ver con nada. Finalmente, como una forma de escapar del apuro en el que me había metido, el 22 de junio del 2011, en un conversatorio con DavidBroza y Javier Ruibal, hablando de la improvisación, cada uno interpretó un tema y prácticamente me obligaron a que toque uno yo también. Como supondrán, toqué Será y les conté que es un tema de Karma, un grupo de acá que me gusta mucho y que ya se separó, compuesto por un talentoso músico llamado Carlos Arboleda.

Eso es, básicamente, todo lo que puedo decir al respecto. Dijo Arboleda que el concierto será en abril. Esto me da un poco de miedo porque podría el destino querer jugarme otra de esas bromas y hacerlo coincidir con el del Libro de las mutaciones de Bunbury, el sábado 9 de abril, para el que ya tengo mis entradas compradas. Creo que esta vez la Fuerza estará de mi lado y podré ver a Karma, por fin, rockeando sobre el escenario. Ojalá la reunión no se quede en un concierto, sino que haya gira más grande y que graben un nuevo disco, o al menos que saquen uno del concierto.

Y ahora, a contar los días…

Comentarios

  1. Me cuenta el Javi de un concierto en la casa Humboldt del que no tenía idea, y me hace acuerdo de una vez, en fiestas de Ingeniería, que el Christian Mejía y el Johnny Ayala tocaron Polución. Se me había olvidado incluirla en mi lista... Pero mi recuerdo es diferente, porque sólo era el Mejía, sin Johnny Ayala, lo que lo transforma en la presentación de un miembro itinerante de la banda que ni siquiera está en el disco.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escriban, que yo no dejé a nadie...

Entradas más populares de este blog

Las enfermeras de la vida real no son como las del Show de Porcel

Ya ha pasado un año... Mi última visita a un hospital (espero que sea realmente la última) fue una mezcolanza de experiencias: el dolor insoportable, las ventajas de faltar a la oficina varios días, la incomodidad de las intravenosas... y las enfermeras... Sobre el dolor podría hacer un ensayo entero. Bastará con decir que, por esos días, cargaba el terrible peso de un corazón recientemente roto, esa sombra que a uno lo persigue a todos lados, le roba la sonrisa y se antepone a cualquier sensación o sentimiento. Pero, como dijo sabiamente mi Padawan, no hay dolor del corazón que se compare al de una rodilla rota o, en mi caso, al de un intestino rebelde. De la oficina y las intravenosas tal vez hable algún otro rato, pero de las enfermeras...

Cierto es que el dolor y las drogas me sacaron de la realidad, pero también es cierto que no había nada más real que esas enfermeras. Mujeres contundentes y forradas de blanco, hacían su trabajo como quien lo ha venido haciendo por siglos. Sus ca…

Lunático

Las cosas salen de los lugares menos pensados... El otro día me fui a ver La tourneuse de pages y conocí a Déborah François, la protagonista, hermosa mujer dueña de una belleza perturbadora, pese a no ser el tipo de mujer que me gusta -o talvez por eso-, y dueña también de un par de lunares en el cuello. De la película mejor no hablar, así que de una me dedico a lo que salió de la caja de Pandora que se abrió con los lunares.

Fue algo totalmente imprevisto, un disparador escondido en lo recóndito del inconsciente, en la parte prohibida de la memoria... Prohibida porque es el camino directo a la bodega donde se guarda lo que no se debería volver a ver. Estoy exagerando... me gusta recordar algunas de estas cosas que alguna vez fueron letales y premeditadas minas antipersonales que dejaron enterradas ciertas chicas para volarme en pedazos después de su partida -toda mina extermina-. Con el paso del tiempo me he dado cuenta que hasta el más insufrible dolor deja de ser lo que era... qué d…

Las prefiero con lentes

¿Que por qué me gustan las mujeres con lentes? Pues no lo sé... sólo sé que, aunque una chica me parezca guapísima, me parecerá más guapa aun si la veo con lentes. Depende también del tipo de lentes -porque hay unos que no tienen nada que ver con nada- y del tipo de mujer -porque a algunitas ni los lentes más perfectos les salvan-; en resumen, las mujeres con lentes atrapan mi mirada, y suele pasar que no las puedo dejar de mirar.


Después del caso de la parada de bus aquella vez, me sentí inmortal, bien y mal. Cuando vuelvo a verla con lentes pierdo y gano algo, pero me quedo igual, sin un “que te vaya bien” ni un beso ni nada, y seguimos nuestro camino como lo que somos, como dos extraños, aunque yo pueda dibujar su cara de memoria en la oscuridad, siempre con lentes...

Yo la prefiero con lentes. Ella me prefiere lejos.

¿El mejor deportista de todos los tiempos?

Por primera vez en la historia de la humanidad, una persona se portará objetiva para una elección tan importante como esta. Y esa persona seré yo. Esto no es cuestión de favoritos, es cuestión de datos reales. Si fuera por favoritos, en el podio estarían tipos como el Diego, Jean Alesí y Goran Ivanišević o Schumacher, Lou Bizarro y Ben Johnson o el Macho Man, Platiní y Rolando Vera. Tampoco será una elección basada en los conceptos típicos de deportividad o algo así, como lo que decía esa frase con la que empezaba un programa de hace años en la Nueva Emisora Central: “Deportista es aquel que no solamente ha vigorizado sus músculos y desarrollado su resistencia por el ejercicio de algún gran deporte, sino que, en la práctica de ese ejercicio, ha aprendido a reprimir la cólera, a ser tolerante con su compañero, a no aprovecharse de una vil ventaja, a sentir profundamente como una deshonra la mera sospecha de una trampa y a llevar con altura un semblante alegre bajo el desencanto de un r…

Vos sos Dios... vos sos lo más

No importa cómo, no importa cuándo... Charly García es Charly García y sólo él es Charly García. Así esté vestido impecablemente, con los ojos pintados, revolcándose ebrio, lanzándose desde el noveno piso a la piscina, destrozando los amplificadores, demoliendo hoteles, casi inmóvil frente al piano, pateando fans o recibiendo un Grammy, tiene tanto para dar con esa genialidad que le desborda, que me obliga a preguntarme hasta dónde podrá llegar... hasta dónde la podra aguantar el mismo García.

Fui a su concierto el sábado (21 de noviembre de 2009, en el coliseo General Rumñahui de Quito). Es la tercera vez que lo veo ahí, en el escenario, repitiéndome las cosas que me ha dicho toda la vida desde sus discos. Es algo que había dado por perdido... No esperaba volver a verlo, al menos no aquí. Pensaba que talvez en algún hipotético -y poco probable- viaje a la Argentina podría verlo tocar otra vez en algún bar, en alguna disco, en una plaza... en cualquier lado...

Ahora, con la emoción cerc…