Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2016

Los planes cambiados.

Aunque no me guste, tengo que aceptar que me gusta cuando una cosa como esta me cambia los planes. Si releen (o leen por primera vez) mi post anterior, verán que tenía casi programado cada minuto de mi vida para todo este año. El 2016 sería el año de cumplir propósitos, y me había planteado una cantidad imposible para una persona tan lenta y sin tanto tiempo libre. La primera semana fue una demostración de que la planificación me superaba y que requeriría de mí una dosis extra de dedicación (hay demasiadas -ción en esa última frase). Después, un par de cosas me hicieron que buscara otra cosa y, sin haberlo planeado, la encontré. Ahí me vino la idea de cambiar todo.
No puedo decirles qué es, no puedo sugerir de qué se tratan estas cosas de las que hablo. Solo les diré que una conjunción de acontecimientos movió algo en mí para que raspara un poco la tierra de la memoria, y encontré un catálogo, inventario, compilatorio o lo que sea. El recuerdo tocó también cuerdas sensibles, familiares…

Propósitos, que les dicen...

Solía terminar o empezar los años con un resumen, una suerte de inventario de lo que había pasado, ganado, vivido, cantado y todo lo demás. Casi siempre lo hacía para constatar que tenía el saldo en contra, aunque la mayoría de las veces pasaba de un año al siguiente con una sonrisa en la cara, sabiendo que no me había ido del todo mal –lo que significa que me había ido muy bien (al menos dentro de mis estándares)– y que me quedaban buenos recuerdos. Una mirada hacia atrás para obtener vida de lo ya vivido.
Ahora lo he hecho diferente. No hago resumen ni inventario, ahora miro para adelante y empiezo el 2016 con mucha emoción y expectativas porque tengo tanto, pero TANTO que hacer, que no puedo esperar. Y eso, como ya se habrán dado cuenta, tiene que ver con lo que uno planea cuando arranca la carrera de cada año. Propósitos, que les dicen...
Sí, es solo eso: un montón de propósitos de año nuevo (muchos entran más en la categoría de “retos”, pero bueno). No es mi intención cumplir a raj…