Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2011

¡Cómo no te voy a querer!

Esto no tiene nada que ver con que hayamos perdido la Sudamericana con los malditos de la U de Chile, así como tampoco tiene que ver con que le hayamos ganado otras finales a Fluminense (Libertadores y Sudamericana), Inter de Porto Alegre (Recopa), Estudiantes (Recopa) o con que hayamos perdido esa otra final en Tokio con el Manchester United (Mundial de Clubes). Pudimos haberle ganado a la selección ideal de la historia del fútbol mundial o haber perdido con el Deportivo Tapita en casa. Nada cambia, el sentimiento no cambia y a veces es suficiente para sobrevivir.

No voy mucho a la cancha (la última vez perdimos con Vélez), y cuando voy sufro terriblemente, así como sufro cuando los veo por televisión (no como nos ven los otros)... Me acuerdo los penales del 2008, o la vuelta en el Maracaná del 2009... un poco más y me da un paro cardíaco. Se sufre porque, aunque somos mejores que cualquiera de acá, somos capaces de perder con los más inválidos -como ha quedado demostrado más de una…

Live fast, die young

Casi nunca veo la IndyCar. Con suerte alcanzo a ver justo las 500 de Indianápolis, la carrera que me interesa. Este año la vi -no me acuerdo si desde el comienzo- y estuvo bastante entretenida, con todas sus alternativas, pasadas y accidentes, algún carro que se estampó contra el muro y la salida del pace car. Entrando a la última curva de la última vuelta, J.R. Hildebrand lideraba y se encaminaba a ser otro de los rookies que ganan la Indy 500 (el último es Helio Castroneves en el 2001), pero se abrió demasiado y se estrelló con la pared. La inercia le ayudó a cruzar la meta, pero en segundo lugar, detrás de Dan Wheldon, el británico que lograba su segunda victoria en el templo del automovilismo, pese a que no tenía un asiento oficial en equipo alguno.
Y ayer Wheldon se mató en el óvalo de Las Vegas.
Jackie Stewart luchó mucho en los 70 para que los circuitos y los monoplazas dejen de ser trampas mortales. Fue el primero que se preocupó seriamente por la seguridad, sobre todo después d…

Terrorismo antibélico informático cinematográfico...

Casualmente se me ocurrió entrar a los años en la página del Cero Latitud. No sé ni por qué lo hice, talvez quería recordar cómo se veía o comprobar quién había ganado algún premio o fijarme en algún detalle, una foto, no sé... Entro y me encuentro con el desolador panorama de una tipografía en una lengua que no entiendo, una poco acertada elección de colores para los textos misteriosos, una cara pintada como bandera, con aire maligno y una música terrible que quién sabe qué también será.
¡Terroristas!, pensé (bueno, el hackeo -o como sea- debe ser un delito, algún tipo de terrorismo informático por más inofensivo que resulte), pero al traducir el texto tipeado de derecha a izquierda, mediante una de las miles de páginas creadas para el efecto, me encontré que no es muy terrorífico lo que dicen. Traducido del traductor queda más o menos así:
"Somos un batallón de seguridad para la unión Siria, una red de limpieza de la discordia. No abogamos por la guerra, abogamos por la paz, pe…

Cuando me toque a mí

Hace menos de una semana estuve liberando un poco de espacio de mi computadora y encontré esta foto entre algunas que me había regalado Monstrina. Manuel Calisto sosteniendo en su mano a un gatito blanco. Inmediatamente la separé y la puse en mi carpeta de "gente con gatos" y me puse a recordar la vez que lo invitamos a la casa, con el Álex, la Menina y otros más, y comimos, bebimos, fumaron y nos divertimos mucho. Hace un par de días, unos tipos se metieron a su casa y le pegaron dos balazos en la cabeza para robarle -no conozco la versión oficial, es sólo lo que he escuchado y leído en los medios, aunque igual manejan informaciones diferentes-. Qué estupidez, que forma maldita de perder la vida, un par de imbéciles que quieren tus cosas y por eso te matan. Nada que ver con esa línea suya en Cuando me toque a mí que decía "No hay mejor muerte que la ocasionada por las pasiones, por los deseos..."
El monólogo del Manuel en la película del Viqui terminaba con: &quo…

Los mejores sueños

Hace mucho que no publico nada. Ando bastante ocupado con el trabajo, escribir sobre la comida, las salidas a comer, la película diaria, la vida en general, y he dejado un poco botado mi pobre blog. Como no tengo mucho tiempo para escribir, voy a hacer copy paste de algo que tenía escrito y que no estaba planeado para publicarse, es sobre un par de sueños que tuve, dos de los mejores de la vida. Del primero ya han de ser unos 5 o 6 años, o capaz que más. El segundo lo soñé, según dice aquí, la madrugada del 5 de diciembre del 2009.
1.- Uno de los sueños que más me ha gustado en la vida no duró mucho, pero fue buenazo. A veces me acuerdo de eso casi como si realmente lo hubiera vivido. Yo era parte de la banda de Nito Mestre y estábamos en un festival de música. No me queda claro si ya habíamos tocado o todavía no... creo que todavía no. Era al aire libre y ya empezaba a anochecer. El escenario era como un montecito, sin tarima, sólo hierba y las luces que habían puesto encima, todo muy…