Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2009

El regalo prometido

Llegada la Navidad solía mandar un mensaje a un montón de gente con los típicos deseos de temporada y los de fin de año y bla, bla, bla... Ahora me da muchísima pereza hacerlo -además que después de andar por las calles todos estos días me he dado cuenta que la temporada navideña sólo aumenta a límites inimaginables la imbecilidad de los quiteños (no hablo del resto del mundo porque no he estado por allá) y no creo que sirva de nada ningún mensaje de amor y paz-. Por eso adjunto esto que me llegó en una de esas estúpidas cadenas -que tampoco reenviaré a nadie- y espero que disfruten estos días. Mejor llenarse la boca de amor...

Orgasmo global...

Una vez, hace unos 5 ó 10 años, no sé, soñé que había una alineación planetaria o algo así, que consistía en que todos los planetas se acercaban bastante a la Tierra. Entonces yo salía a ver el firmamento por la noche y se le veía todo lleno de astros, como en las películas hollywoodenses de ciencia-ficción. Ahí estaba claramente Júpiter, había muchísimas estrellas, se veían galaxias a lo lejos -que, encima más, giraban lentamente como estación espacial en película de Kubrick-, la Luna inmensa, Marte, Saturno con sus anillos. Era algo espectacular y, en cierta forma, maligno. Ese tipo de belleza cósmica ocasionaba la histeria general porque mucha gente creía que se acabaría el mundo... Después de ese sueño se me metió en la cabeza la pregunta de si habría alguna vez algún fenómeno natural, algún acontecimiento cualquiera que sea capaz de ocasionar la locura con solo mirarlo o con el solo hecho de que exista o suceda. La gente corriendo, enloquecida, no sé si para bien o para mal. Pero…

¿Quién es Franklin Ramírez?

Este es un post que quería escribir desde hace mucho. Hoy, justo hoy, amerita más que nunca porque pude por fin confirmar de quién se trata. La primera vez que escuché su nombre fue de boca de mi hermano, cuando me relató lo que le había dicho un amigo suyo. Era la época del colegio y habíamos ido a algún lugar -no me acuerdo si era una fiesta, una peña, algún tipo de evento deportivo, un concierto, una kermesse (seguramente el Emo sí se acuerda)...- y el Villegas le preguntó "¿Viniste con el Franklin Ramírez?" a lo que el Emo respondió "estoy con mi hermano". Con un poco de asombro el Villegas preguntó "¿Tu hermano es el Franklin Ramírez?" Nunca entendí por qué le dijo eso si sí me conocía, o al menos eso creo. De ley me había visto en los patios del colegio. Después bromeábamos con eso y por eso mismo nunca se me olvidó el nombre. Pero bueno, un hecho aislado... hasta que un día...

Un tipo en una peña se me acercó y me dijo "Qué más, Franklin".…