Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2012

El día antes del fin del mundo

Mañana se acaba el mundo... O, al menos, debería acabarse. No sé si con un cataclismo universal, un súbito apagarse de nuestras vidas, un genocidio de los dioses aburridos que se hartaron de nosotros o algo parecido. Tengo todas mis esperanzas puestas en que mañana termina todo y nos veremos libres de tanta estupidez. Ya puse todas mis fichas a ganador sin haber visto siquiera la mano que me tocó.
Sólo hay que pensarlo un poco: reggaetón por todos lados, persecución desalmada a los fumadores, la navidad a un paso (con toda la idiotez masiva que conlleva y que cada año se incrementa), en el cine casi sólo pasan estupideces para niños, comedias románticas o películas de acción vacías llenas efectos y nada más, un montón de imbéciles que nos gobiernan y que creen que lo hacen bien, Star Wars se fue para Disney, en la tele hay series y más series... Creo que es suficiente. La especie humana ha demostrado su incapacidad para vivir con un mínimo de decencia y merece desaparecer. Y lo peor de…

Como dejar ir a un miembro de la familia

Como dejar ir a un miembro de la familia... Hoy vendimos el Camaro, tan viejo como yo (y hasta capaz que en mejor forma). No me acuerdo el día en que lo compramos porque yo era muy niño, pero lo tengo como parte de nuestra vida durante mucho tiempo... casi toda la vida. Tuvo años buenos, temporadas en que la gente exclamaba ¡el auto fantástico! o ¡el batimóvil! cuando nos veía pasar. En la universidad lo conocían más como el auto del Avispón Verde, por su hermoso color y su imponente figura (y el Búho decía que yo era Kato... siempre tan divertido el avechucho).

Es raro que en esta casa nos decidamos a deshacernos de las cosas, por más viejas y obsoletas que sean... Talvez sea uno de los avisos del fin del mundo.

Chau Camaro.

Qué suerte que no soy un "latino"...

¿Café Tacuba, Los Fabulosos Calavera,Julieta Venegas, el Sueño Stereo, Infame, Aterciopelados, Manu Chao? Quien crea que estos nombres representan a los mejores álbumes de "rock latino", que se tire la primera piedra a sí mismo... Según parece, el conocimiento (o el gusto, que sería incluso peor) de los tipos de la Rolling Stone estadounidense es un poco limitado y hasta sesgado. No tengo nada en contra de los discos o las bandas o los solistas antes nombrados, pero creo que algo podré opinar sobre el rock que se hace en esta parte del mundo, sobre todo por haberlo estado escuchando, disfrutando, viviendo y reviviendo desde hace ya un buen montón de años. Tengo que reconocer que no soy ducho en rock mexicano, pero se me hace un poco raro que esté Café Tacuba y no estén Caifanes, JaguaresEl Tri o Rockdrigo. Tampoco sé casi nada del rock que no sea de acá o de la Argentina, y supongo que el tipo (parece que la tal lista que publicó la Rolling Stone el 22 de noviembre fue he…

Del invierno al verano

Ya son algunos días desde que fuimos a ver Sin otoño, sin primavera, una película de Iván Mora Manzano. Después de un riquísimo almuerzo y un buen triunfo de la tricolor sobre Chile, decidimos darnos el chance de ir al cine. Por suerte, la gente -estupidizada aún por la victoria en las eliminatorias (por cierto, vimos el partido con relatos chilenos, cambiamos en el medio tiempo y escuchamos comentarios colombianos, y ambos las llaman "las clasificatorias" [¿será que durante años estuvimos tan acostumbrados a quedar eliminados y no a clasificar, que ni el nombre de la competición era positivo para nosotros?])-, la gente, decía, parece que andaba de festejos y no tenía muchas ganas de ir al cine, así que no tuvimos mayor problema en conseguir nuestras entradas. Llegamos, esperamos que sea hora y entramos. Ciento quince minutos después, salimos.
Cada uno salió con sus gustos dirigidos a diferentes detalles de la película, que variaban desde los aspectos más técnicos (cámara, mo…

Engendros: 20 años después

No me acuerdo la fecha exacta, pero debe haber sido por estos días, hace 20 años. Llegué a mi primera clase en la universidad (Álgebra, me acuerdo) con un jean, zapatos negros, gel en el pelo e ignorancia completa. Pero eso no es lo importante. Lo importante fue haber coincidido con un puñado de tipos maravillosos con quienes sigo compartiendo la vida hasta ahora, de una u otra forma: los Engendros (mi buena amiga María José nos bautizó así por allá por el 92 o 93, cuando conoció a dos de ellos y dijo “tus amigos son unos engendros” -y bueno, nunca nos hemos destacado por lo guapos que somos-). Ese día fue mi comienzo engendril, sin saberlo ni presentirlo, aunque la historia realmente había empezado un poco antes, con el Javi y el Miguel “el Búho” recibiendo clases en el San Gabriel, hasta que el avechucho se jaló un año. Fueron compañeros y amigos en el colegio, y su relación se fortaleció por lo que es uno de los leitmotivs que nos ha unido a todos: la música (el otro leitmotiv es e…

Música de los tiempos - tercera parte: 2002

Tercera entrega, más de lo mismo. Año de mundial, nuestro primer mundial, de Schumacher y Ferrari, volvimos a la A después de una temporada por debajo, tiempos de clases con amigos a los que ya nunca veo, cervezas con Engendros y los espectaculares conciertos de Páez en febrero y García en abril (además de los otros dos grandes del rock argentino, a quienes también vi ese año: Cerati y Spinetta). Si me pongo a hurgar un poco más en mi memoria podría rescatar algún otro highlight, pero digamos que con lo que he contado y con los temas que caracterizaron al año ya tengo suficiente. Revisando la lista veo que fue un año trova más que de rock, algo que no creo que vuelva a pasar, aunque quién sabe.


Antes que me empiece a morir - Riccardo PerottiMe acuerdo esas típicas noches antes de fin de semestre o de medio semestre, preparando los exámenes y terminando apuradamente los trabajos. El winamp era mi única compañía mientras me rompía la cabeza hasta lograr inventarme algo nuevo en los tales…

¿Fracaso olímpico?

El juramento olímpico -"tomado" por un deportista local en cada Olimpiada- dice textualmente: "En nombre de todos los competidores, prometo que participaremos en estos Juegos Olímpicos, respetando y ateniéndonos a las reglas que los gobiernan, comprometiéndonos a un deporte sin dopaje y sin drogas, con el espíritu verdadero de la deportividad, por la gloria del deporte y el honor de nuestros equipos". No veo que en ningún lado diga que el objetivo sea ganar de cualquier forma. Si nos remitimos estrictamente a la frase, no podremos decir que la participación del Ecuador en Londres 2012 fue un fracaso. Ni una medalla, un par de diplomas olímpicos (más o menos) y una final en los 200 metros nos dejaron, como casi siempre, con ganas de más. Nadie puede acusar a nuestros atletas de no haberse entregado. De todas formas, ellos iban a dejarse el alma en la cancha, la arena, la pista, la piscina, el trazado, el ring o lo que haya sido.
Pero uno no puede dejar de sentir que …

Música de los tiempos - segunda parte: 2001

Aquí voy, con el año que me toca, el ya lejano 2001. Como decía en el post anterior, me tengo que revolver la memoria para tratar de organizar las cosas, pero el caos del pasado supera incluso al del presente. Bueno, para el 2001 no tengo muchas canciones, aunque la lista sí es más larga que la inicial.
A lo que vinimos:
El mendigo en el andén (en vivo) - Serú GiránEsta versión salió del Yo no quiero volverme tan loco, disco del 2000 que recoge un concierto de "los Beatles argentinos" en su momento cumbre, en el 81. la versión en cuestión es tan buena que una vez el Pancho y yo coincidimos en coronarla como la mejor interpretación de Serú en vivo. Recuerdo darle vueltas y vueltas a la mesa de centro de la sala cantando y saltando con este CD, sobre todo con El mendigo en el andén, una y otra vez... Yo seré siempre el mendigo en el andén de un pueblo fantasma donde nunca pasa el tren. Yo te veía caminar dentro de mi cárcel de cristal... yo sé que puedes sacarme. Si así fue, seg…

The biggest loser

No, no voy a hablar de un amigo a quien le cae perfecto el título del post. Voy a hablar de Julio César Falcioni, ex-arquero y ahora técnico de Boca Jrs. Ayer en la noche Corinthians vencía a Boca en la final de la Libertadores y el estratega xeneixe tenía que presenciar -por cuarta vez en su vida- cómo los rivales levantaban el trofeo mientras él se quedaba sin nada. ¿Qué se sentirá?
Su primera derrota continental fue en el 85, la primera vez que el América de Cali llegaba a la final de la Libertadores. Falcioni defendía el arco de los caleños y sólo recibió un gol en el primer partido de la final, contra Argentinos Jrs. en Argentina. El partido de vuelta lo ganó el América con otro 1x0, por lo que la copa se tuvo que definir en cancha neutral, en Paraguay. La serie se mantuvo muy pareja y el partido terminó 1x1. En los penales, los argentinos patearon mejor, Falcioni no paró nada y el portero Vidallé le atajó el último a Antony "el Pipa" De Ávila. El América de Cali regresa…

Música de los tiempos - primera parte: 2000

Desde hace un tiempo me he estado rompiendo la cabeza para rescatar, recordar y revivir unas listas de reproducción (que empezaron en Winamp y migraron a iTunes) que perdí. Era una lista por año, desde el 2000. Las creé mucho después, como en el 2008 o 2009, por lo que las de los comienzos del milenio están bastante despobladas. Tengo que aclarar que, aunque es una especie de lista de los hits del año, no se trata de canciones que hayan salido en el año en cuestión, sino los temas que me marcaron en ese tiempo, sin importar si eran de hace mucho o si sonaban insistentemente en todas las radios (cosa que creo que nunca pasó). En general, la presencia de un tema en alguna lista depende de algo que me haya pasado en relación a la canción, de un redescubrimiento, un descubrimiento novedoso, un bombardeo de feeling o, como era de esperarse, la presencia o (mucho más frecuentemente) la ausencia de una mujer. Ya ni me acuerdo cuándo murieron estas pobres recopilaciones (porque, además, han s…

Perdí mi apuesta por el rocanrol

Sábado a la noche y estoy un poco aburrido, con las manos frías, sentado frente a la computadora, sobrio y escuchando lo que debería estar escuchando, pero no como llegué a pensar que sería. En estos momentos Bunbury debe estar tocando en el coliseo Jefferson Pérez de Cuenca. Por lento y por bobo tengo que conformarme con cantar el tema que se transformó en mi nuevo favorito al escucharlo en el concierto de hace poco más de tres meses en Quito, con el mp3 de fondo. Cómo han cambiado las cosas en tan poco tiempo. Recuerdo ese concierto, la expectativa, la pretemporada, los vinos y la brutal dosis de rock que nos bañó aquella noche, cuando la vida era hermosa y yo estaba feliz. Preferiría no escribir esto y estar saltando y gritando, cansado por el viaje de toda la noche, llenándome los oídos y los ojos de rock and roll.

Mi escenario está vacío y todo me hace pensar que se quedará así por algún tiempo. No hay conciertos ni nada para mí. Y sí, el tema del que hablaba arriba es Los habit…

Métodos para olvidar

"Acabo de despertarme y me pasa algo extraño. Pasa que me olvidé de todo". Así empieza Lo que no existe más, del buen Calamaro, tema que cuenta el despertar de un tipo que ha perdido la memoria y que siente la bendición de no tener guardados los dolores del pasado... "algo así como haber cumplido una condena, algo así como una oportunidad". Siempre me gustó este tema del Salmón, sobre todo por esa estúpida fascinación que he sentido por el olvido como una suerte de liberación del individuo de su propio pasado, sus dolores, sus amores-desamores y todo lo malo que le pasó. La única liberación posible, en realidad. Ahora que todo -o casi todo- es dolor, he vuelto a darle vueltas en mi cabeza a este tema del olvido, el olvido selectivo, si es posible, aunque puede que el olvido absoluto sea el mejor.
Podría empezar por el polvo de nepente -del griego νηπενθής que significa exento de dolor-, el mismo que Helena (que vivía con su esposo Menelao -no como en esa peliculucha…

The shower (Charles Bukowski)

we like to shower afterwards (I like the water hotter than she) and her face is always soft and peaceful and she'll watch me first spread the soap over my balls lift the balls squeeze them, then wash the cock: "hey, this thing is still hard!" then get all the hair down there,- the belly, the back, the neck, the legs, I grin grin grin, and then I wash her... first the cunt, I stand behind her, my cock in the cheeks of her ass I gently soap up the cunt hairs, wash there with a soothing motion, I linger perhaps longer than necessary, then I get the backs of the legs, the ass, the back, the neck, I turn her, kiss her, soap up the breasts, get them and the belly, the neck, the fronts of the legs, the ankles, the feet, and then the cunt, once more, for luck... another kiss, and she gets out first, toweling, sometimes singing while I stay in turn the water on hotter feeling the good times of love's miracle I then get out... it is usually mid-afternoon and quiet, and getting…

Ella me confundió con otra persona

Me acerqué al bar para comprar una cerveza. Ella estaba ahí, comprando algo también con su madre. Ya habíamos saludado cuando ella llegó al lugar. Nos miramos, sonreímos, y me preguntó que cómo era que me llamaba yo. Le dije mi nombre y ella lo repitió. Entonces le pregunté su nombre y ella me lo dijo. Hasta ahí, todo bien. Después ella, notando una falta de decisión o un exceso de timidez o, simplemente, unas pocas ganas de conversar, me preguntó si yo era el tipo que se le acercó a conversar en el Aguijón. Yo sonreí y le dije que no, que no era yo. Ella dijo que sí, que sí era yo. Yo estaba seguro que no era yo, pero, por si acaso, por si no me acordara haberme acercado a alguien alguna vez que estuve en el Aguijón, le pregunté que cuándo había conocido al tipo este y ella me dijo que la semana pasada. Con esa respuesta quedé seguro que no era yo y le dije que no era posible que haya sido yo porque no he ido al Aguijón en años. Creo que ella creyó que me estaba haciendo el chistoso …

El tipo más triste del mundo...

Aunque había oído mucho de él, no lo conocía. Lo conocí recién un día que llegó a cobrar una plata, caótico como un tornado cansado en un pueblo desierto. Noté su mirada triste, algo que contrastaba con la fama de desquiciado que tiene. Como el mundillo es pequeño, era inevitable que se encuentre con alguien que conozca a su ex esposa. Y así fue, se encontró con una amiga suya que, además, es gran amiga de la mujer a la que -por su mirada y sus reacciones- él seguía amando. Saludaron, comenzaron a conversar y él le preguntó por ella... Con cierta incomodidad, la mujer no tuvo más que contarle que la había visto el fin de semana, embarazada y feliz con sus invitadas, su esposo y su baby shower. Mientras contaba lo que habían hecho, él la escuchaba y yo lo miraba de reojo. Pude notar esa reacción, la expresión, cambios que se le notaron incluso en la piel y la mirada de un condenado a muerte que tiene que salir de la celda hacia el lugar donde le quitarán la vida. Él intentaba sonreír, …

Never knows best...

Nunca es mejor saber Saber es mejor nunca Es saber nunca mejor Mejor nunca es saber Es nunca mejor saber Saber mejor nunca es Nunca saber es mejor Mejor es saber nunca Es mejor saber nunca Nunca mejor saber es Saber nunca mejor es Mejor saber nunca es Nunca es saber mejor Saber nunca es mejor Es nunca saber mejor Mejor nunca saber es Es mejor nunca saber Nunca saber mejor es Saber es nunca mejor Mejor es nunca saber Nunca mejor es saber Es saber mejor nunca Saber mejor es nunca Mejor saber es nunca

Una canción triste para los momentos bajos

Ahora que todo es rock y que esas músicas con otros nombres y otros ritmos resuenan en estadios llenos con propagandas que tratan de venderle rock a los incautos; ahora que cualquier cosa es rock y que las juventudes actuales se pierden en un montón de acordes, siempre repetidos, fusionando estilos electrónicos, caribeños, regionales mexicanos, bailables, balcánicos, árabes, con alguna guitarra eléctrica de fondo, como pretexto, y que aseguran millones de dólares en ventas; ahora que nada es rock y que las pesadillas de la ciencia-ficción se hacen realidad, con máquinas que ocupan el puesto de los humanos en el momento de la creación, sonidos casi al azar sin nadie que se desgarre el alma en la composición; ahora que no tengo muchas ganas ni mucho talento para escribir -y probablemente tampoco para vivir-, recuerdo el concierto de Bunbury, mi segundo, del 10 de marzo y, al menos en lo que al rock se refiere, encuentro consuelo.
Aunque el Licenciado Cantinas no pintaba bien para mí (sob…

Justo que pensaba en vos, nena, caí muerto

El 16 de agosto del 2002 pude ver, por fin, a Spinetta en vivo. Tocó en el teatro de la Casa de la Cultura, un show poderoso con su trío de ese entonces -con el gigante Malosetti en bajo-. La gente le pedía Durazno sangrando y no la tocó, así como tampoco tocó Seguir viviendo sin tu amor. "No estamos en temporada de duraznos", dijo. No importó. Y no importó porque uno no tiene que pedirle nada a Spinetta. Él fue siempre de esos genios de carácter fuerte, un tipo al que se le tenía que complacer en lo que pidiera, y no porque haya sido un prepotente o se haya creído más grande que el resto, sino porque sabía la valía de su trabajo y, por eso mismo, pedía lo justo. Así la Sony tuvo que aceptar sus condiciones cuando publicó el primer disco de Spinetta y los Socios del Desierto, un rock del bueno, lleno de poder, del que sólo se hace en Argentina y que sólo él fue capaz de crear, un disco que se vendió más que bien, aunque por acá llegó demasiados años después. Por ser uno de l…