Ir al contenido principal

I’ve got a bad feeling about this.

Si estoy emocionado es, más que nada, por repetir el ritual. Sé que no será igual que antes, porque tenemos asientos numerados así que no necesitaré ir a pararme en la cola del cine desde el mediodía, guardando puesto al resto, departiendo con los disfrazados, compartiendo las expectativas y todo eso. Pero igual, no hay nada como sentarse en la incomodidad de las butacas del cine, rodeado de amigos y sentir el salto al corazón cuando terminan los trailers, se apaga todo y pasan esos segundos interminables, el corazón acelerándose, los sentidos alerta para lo que se viene. Los tambores de la 20th Century Fox, Lucasarts (ahora será Disney… qué se le va a hacer), otro pequeño silencio, oscuridad, expectativa. Y luego empieza. La música de John Williams explotando en nuestros oídos y el “Star Wars” que aparece en la pantalla y que no se ve tan bien por las lágrimas que empañan mis ojos. El episodio VII nos espera, como a todo el mundo.

Pero, más allá de eso ¿qué?

No tengo muchas expectativas, la verdad. Sobre todo porque ya había una historia, sabíamos lo que pasaría, lo que debía pasar o, más bien, lo que pasó, porque fue hace mucho tiempo en una galaxia muy lejana. Y ahora viene J.J. Abrahams y cambia la historia. Como si alguien viniera y dijera que realmente Jesucristo no murió en la cruz, sino que fue apedreado y se defendió, ascendió a los cielos sin un rasguño y fulminó con una mirada a sus atacantes; o que Paris y Helena sí huyeron juntos, se quedaron juntos y vivieron felices para siempre, gobernando una Troya intacta; o que Napoleón nunca paseó con sus ejércitos por los helados caminos rusos porque nunca quiso conquistar nada; o que Brasil ganó el mundial del ‘50 y Barbosa fue declarado héroe nacional.

Eso, por un lado.

Por otro lado, la fe que alguna vez le tuve a Hollywood se extinguió hace rato, y cada nueva película de superhéroes o remake de un viejo clásico me da la razón. El cine dejó de ser lo que era (o lo que quería ser) y ahora más que nunca parece un negocio. La diferencia que le encuentro al cine de ahora es que, gracias a la tecnología que han desarrollado, se creen capaces de tapar cualquier estupidez de guion con un montón de efectos especiales, lo que al parecer los tiene “cubiertos”. El 3D, las explosiones y los escapes imposibles para gente de carne y hueso (porque los de la pantalla son monigotes digitales) me tienen harto, pero parecen ser un imán para un montón –y con un montón me refiero a millones y millones en todo el mundo– de gente que va a ver eso y solo eso. Y desgraciadamente para mí, creo que el episodio VII estará lleno de efectos, y la historia se resumirá en la batalla entre el bien y el mal.

Después de haber visto los trailers me quedó un mal sabor de boca. No voy a entrar en detalles sobre mi aversión a la forma enlatada, aburrida y para bobos en la que se hacen los trailers, todos iguales e igual de malos, simplemente diré que, aunque algo emocionantes, me hicieron pensar en que Disney trató de hacer una película “políticamente correcta” e “inclusiva” –casi como si hubiera sido producida por los mamarrachos de por acá– y rellenó el resto con efectos, algunos innecesarios, por lo que vi. Un stormtrooper que cae del cielo y se hace bueno, un piloto rebelde que caen en manos del malo (que, de alguna forma mágica, consiguió el casco de Vader en Endor) y se hace su aprendiz, y una chica en medio de eso. Claro que todo esto es cuanto puedo colegir de tres minutos de escenas entrecortadas y nada más, pero por algo se empieza.

Lo que sí me tiene bastante expectante es la presencia de Max Von Sydow, uno de mis actores más favoritos. Si no escuché mal en el tráiler, parece que él le pone la voz a Kylo Ren (el malo), aunque con tanta distorsión robotizada, podría estar equivocado. Bueno, si sí es, sería algo así como el nuevo James Earl Jones.

George Lucas le demostró al mundo que es capaz de destruir algo hermoso que él mismo creó, con sus episodios I, II y III. Ahora la responsabilidad recae sobre J.J. Abrahams, quien probablemente termine haciendo como Peter Jackson y destruya algo hermoso que no creó. Al ver el plan que tienen para el futuro (miles de películas que sigan expandiendo el universo, spin-offs y los demás episodios de la saga) y ver los directores que están ya escogidos me pregunto si vale la pena. Teniendo en las manos algo tan grande, hermoso, épico y trascendental como Star Wars ¿no sería buena idea recurrir a los mejores directores que hay? El spin-off de Boba Fett por Lars von Trier (quisiera ver de qué sale Udo Kier en esa), los próximos episodios con gente como Reygadas, Cronenberg, Jarmusch, Wong Kar-wai, Michael Haneke, tratar de convencer a Lynch… Soñar no cuesta nada.

En este punto, sigo con mi sugerencia para el mundo: dejen de gastar tanto en películas tan “espectaculares”, denle esa plata a Jodorowsky y déjenle hacer su Dune a su gusto, aunque varios de sus colaboradores ya estén muertos y tenga que volver a planear un nuevo casting, nunca tan bueno como el primero.


Empezaré hoy mi pretemporada de un episodio diario, lo que significa que tendré que aguantar al niño Skywalker y a Jar Jar Binks. Que la fuerza me acompañe…

Comentarios

  1. jajajaja épico final! qué risa! Espero que te acompañe la fuerza Gatuno!
    Pues sí, a mí tampoco me da muchas esperanzas este episodio, aunque nunca fui muy fan tampoco. Jar Jar Binks le quitó sentido a todo. Yoda seguro se revolcaba en su tumba.
    Oye, cómo sería una versión de Wong Kar-wai?? ésa la iría aver :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por el comentario!

      Me emociona ir a ver la película, función de media noche, gente disfrazada... Pero me temo salir decepcionado.

      Yoda no tiene tumba :p Se hizo uno con la Fuerza y solo quedó su ropa.

      Wong Kar-wai dirigiría la historia de los desencuentros entre Han y Leia en los primeros años de su matrimonio. Seguro sería le mejor de todas las películas.

      Ya te contaré qué tal me fue.

      Eliminar
    2. Ya!!! Espero tu reporte! Y sí, sería buenaza, y triste, la versión!

      Eliminar

Publicar un comentario

Escriban, que yo no dejé a nadie...

Entradas más populares de este blog

Las enfermeras de la vida real no son como las del Show de Porcel

Ya ha pasado un año... Mi última visita a un hospital (espero que sea realmente la última) fue una mezcolanza de experiencias: el dolor insoportable, las ventajas de faltar a la oficina varios días, la incomodidad de las intravenosas... y las enfermeras... Sobre el dolor podría hacer un ensayo entero. Bastará con decir que, por esos días, cargaba el terrible peso de un corazón recientemente roto, esa sombra que a uno lo persigue a todos lados, le roba la sonrisa y se antepone a cualquier sensación o sentimiento. Pero, como dijo sabiamente mi Padawan, no hay dolor del corazón que se compare al de una rodilla rota o, en mi caso, al de un intestino rebelde. De la oficina y las intravenosas tal vez hable algún otro rato, pero de las enfermeras...

Cierto es que el dolor y las drogas me sacaron de la realidad, pero también es cierto que no había nada más real que esas enfermeras. Mujeres contundentes y forradas de blanco, hacían su trabajo como quien lo ha venido haciendo por siglos. Sus ca…

Lunático

Las cosas salen de los lugares menos pensados... El otro día me fui a ver La tourneuse de pages y conocí a Déborah François, la protagonista, hermosa mujer dueña de una belleza perturbadora, pese a no ser el tipo de mujer que me gusta -o talvez por eso-, y dueña también de un par de lunares en el cuello. De la película mejor no hablar, así que de una me dedico a lo que salió de la caja de Pandora que se abrió con los lunares.

Fue algo totalmente imprevisto, un disparador escondido en lo recóndito del inconsciente, en la parte prohibida de la memoria... Prohibida porque es el camino directo a la bodega donde se guarda lo que no se debería volver a ver. Estoy exagerando... me gusta recordar algunas de estas cosas que alguna vez fueron letales y premeditadas minas antipersonales que dejaron enterradas ciertas chicas para volarme en pedazos después de su partida -toda mina extermina-. Con el paso del tiempo me he dado cuenta que hasta el más insufrible dolor deja de ser lo que era... qué d…

Las prefiero con lentes

¿Que por qué me gustan las mujeres con lentes? Pues no lo sé... sólo sé que, aunque una chica me parezca guapísima, me parecerá más guapa aun si la veo con lentes. Depende también del tipo de lentes -porque hay unos que no tienen nada que ver con nada- y del tipo de mujer -porque a algunitas ni los lentes más perfectos les salvan-; en resumen, las mujeres con lentes atrapan mi mirada, y suele pasar que no las puedo dejar de mirar.


Después del caso de la parada de bus aquella vez, me sentí inmortal, bien y mal. Cuando vuelvo a verla con lentes pierdo y gano algo, pero me quedo igual, sin un “que te vaya bien” ni un beso ni nada, y seguimos nuestro camino como lo que somos, como dos extraños, aunque yo pueda dibujar su cara de memoria en la oscuridad, siempre con lentes...

Yo la prefiero con lentes. Ella me prefiere lejos.

¿El mejor deportista de todos los tiempos?

Por primera vez en la historia de la humanidad, una persona se portará objetiva para una elección tan importante como esta. Y esa persona seré yo. Esto no es cuestión de favoritos, es cuestión de datos reales. Si fuera por favoritos, en el podio estarían tipos como el Diego, Jean Alesí y Goran Ivanišević o Schumacher, Lou Bizarro y Ben Johnson o el Macho Man, Platiní y Rolando Vera. Tampoco será una elección basada en los conceptos típicos de deportividad o algo así, como lo que decía esa frase con la que empezaba un programa de hace años en la Nueva Emisora Central: “Deportista es aquel que no solamente ha vigorizado sus músculos y desarrollado su resistencia por el ejercicio de algún gran deporte, sino que, en la práctica de ese ejercicio, ha aprendido a reprimir la cólera, a ser tolerante con su compañero, a no aprovecharse de una vil ventaja, a sentir profundamente como una deshonra la mera sospecha de una trampa y a llevar con altura un semblante alegre bajo el desencanto de un r…

Vos sos Dios... vos sos lo más

No importa cómo, no importa cuándo... Charly García es Charly García y sólo él es Charly García. Así esté vestido impecablemente, con los ojos pintados, revolcándose ebrio, lanzándose desde el noveno piso a la piscina, destrozando los amplificadores, demoliendo hoteles, casi inmóvil frente al piano, pateando fans o recibiendo un Grammy, tiene tanto para dar con esa genialidad que le desborda, que me obliga a preguntarme hasta dónde podrá llegar... hasta dónde la podra aguantar el mismo García.

Fui a su concierto el sábado (21 de noviembre de 2009, en el coliseo General Rumñahui de Quito). Es la tercera vez que lo veo ahí, en el escenario, repitiéndome las cosas que me ha dicho toda la vida desde sus discos. Es algo que había dado por perdido... No esperaba volver a verlo, al menos no aquí. Pensaba que talvez en algún hipotético -y poco probable- viaje a la Argentina podría verlo tocar otra vez en algún bar, en alguna disco, en una plaza... en cualquier lado...

Ahora, con la emoción cerc…